Manteca de Karité Ecológica de 80 gr y 150 gr

Manteca de karité ecológicaIngredientes: Butyrospermum Parkii Buer*. * Ingrediente ecológico.
La manteca de Karité es una grasa que se obtiene de las nueces de un árbol africano del mismo nombre. Su alta concentración en ácidos grasos, confiere a este producto unas propiedades especiales por las que es tan apreciado.

Propiedades y Aplicaciones: Tiene propiedades emolientes por lo que proporciona textura suave y aterciopelada a la piel. Otorga brillo y suavidad al cabello, utilizándola como mascarilla en cabellos secos. Protege a la piel de las agresiones externas (frío, calor, viento,..). Excelente hidratante para zonas que se resecan fácilmente: codos, rodillas, talones.

Por su alto contenido en ácido linoleico, refuerza la capa de protección de la piel. Excelente complemento para la protección solar. Hidratante y Emoliente para cabellos secos, codos, rodillas y talones. Muy útil para hidratar labios resecos por el frío, a los que proporciona un brillo natural. También para la nariz irritada. Coadyuvante de protectores solares, potencia la acción de los mismos.

Modo de Empleo: Aplicar una pequeña cantidad sobre la palma de la mano y masajear la zona elegida, suavemente, hasta su completa absorción.

Presentación:
Envase metálico 150 gr.  VER PRODUCTO
Envase metálico 80 gr.    VER PRODUCTO

Más sobre el Karité

El Karité es un árbol que crece en las sabanas de numerosos países centroafricanos. Sus frutos son del tamaño de una nuez y una vez maduros se dejan secar y se prensan en frío para obtener la llamada manteca de Karité. En Africa, este árbol tiene dimensiones casi místicas y son las mujeres las únicas que pueden tocar y manipular el producto, por lo que es un comercio exclusivo de mujeres.

Conocido en Europa desde hace dos siglos, parece que había sido olvidado hasta hace poco tiempo en que la industria cosmética lo ha reencontrado. Son sus propiedades particulares sobre la piel los que lo hacen de él un producto clave. La manteca de Karité ha substituido otras grasas utilizadas en ciertas preparaciones cosméticas. En estado puro y sin mezclar con otros productos presenta un aspecto sólido (entre mantequilla y cera) y un tacto untuoso, al aplicarla sobre la piel la recubre de un film invisible que la protege y evita su deshidratación.

Propiedades

Está principalmente indicada para pieles secas y sensibles así como en irritaciones y quemaduras solares. Sus propiedades hidratantes nutritivas y antioxidantes hacen de ella un producto ideal para prevenir el envejecimiento cutáneo.

Lo que le da estas cualidades es su composición, y básicamente la materia grasa insaponificable que contiene, o sea aquella que es resistente a todas las transformaciones. Esta substancia es rica en fitoesteroles, precursores de vitaminas y hormonas, que aceleran el crecimiento de los tejidos favoreciendo el recambio de la epidermis. Otros componentes son los ácidos grasos esenciales, que participan en la formación de las paredes celulares, lo que le garantiza sus propiedades reparadoras.

En el mercado podemos encontrar manteca de Karité pura o bien gran variedad de productos que la contienen, desde cremas de masaje, leches corporales, cremas para el cutis, champús, principalmente para cabellos secos, y protectores labiales.

Manteca de Karité pura

En forma bruta, tal como sale del fruto es de coloración verdosa y presenta un olor característico La refinada, que es la que se usa normalmente, es de color blanco sin apenas olor. Del mismo modo que el gel de Aloe, la Manteca de Karité actúa como una excelente mascarilla en los peelings químicos, básicamente tras el peeling de glicólico a altas concentraciones.

Las cremas para la cara y el cuerpo suelen contener de un dos a un cinco por ciento de manteca se pueden usar tanto de día como de noche ya que el film protector es invisible y no da a la piel un aspecto brillante.

Post a Comment